Notícies
27
Gen
Opi de Luis Racionero
El Barça está volviendo a encontrarse ante uno de sus viejos fantasmas: la renovación de sus estrellas. Así perdió a Ronaldo en plena juventud, a Maradona en su fabulosa plenitud, a Romario por desidia -y nos pasamos una década sin goleador- a Luis Suárez por dinero y ahora a Dani Alves. El inefable Cruyff acaba de decir que lo vendan ya. Sólo por eso habría que hacer lo contrario. No conozco a nadie más pesetero que Cruyff y menos de fiar. Así como lo que mueve a los barcelonistas es el éxito del Barça a Cruyff le mueve el dinero. Si le hicieran caso 'haremos caja', como él dice, pero empezará el resquebrajamiento del equipo. Porque tener a Dani Alves es jugar con doce y encima con alguien tan rápido que es el único que puede seguirle las paredes a Messi. Fíjense bien, claro que Xavi o Iniesta le dan buenos pases a Messi, pero el único que sube con Messi tuya-mía y se cuela hasta la cocina es Alves. Y por supuesto que Alves debe cobrar lo mismo que Xavi e Iniesta, es decir, debe estar en el segundo nivel justo detrás de Messi y por encima de Valdés. Claro que hay chicos en el filial, etc... pero el caso Sergio Busquets no se va a repetir, del mismo modo que Bojan no es Messi por más que nos gustara que lo fuese. Un equipo es una maquinaria de relojería de precisión, si falta una pieza las demás se resienten. Maxwell no es Abidal ni en sueños y Adriano está lejos de Alves como Keita de Touré Yaya. Si empezamos a decidir por dinero como haría Cruyff dejaremos de ser el mejor equipo del mundo. Los directivos no están ahí 'per fer caixa' sino para mantener al mejor equipo del mundo. Sobre todo no deshacerlo vendiendo por avaricia.
27
Gen
El Barça (que aún espera renovarle) valora a Dani por su fútbol y prefiere tenerle hasta 2012 que ganar dinero con él traspasándole en 2011
Estando como están las cosas entre el Barça y Alves, hay quien no entiende que el club con problemas económicos importantes prefiera dejarle libre en 2012 en vez de venderle, en 2011, para recuperar parte de lo mucho que se ha invertido en el excelente lateral brasileño. Sin embargo, desde el club, hay explicación para todo. De entrada, si uno escucha a las partes implicadas, ambas confían en que acabarán llegando a un acuerdo. Por tanto, no hay prisa alguna por vender a un jugador que no quiere irse y que el Barça no tiene intención de traspasar. A partir de ese supuesto, club y jugador quieren cumplir su contrato como lo están cumpliendo hasta ahora. Encantados los unos con los otros. Dani, de eso no hay la más mínima duda, jugará cada partido obviando que las negociaciones se hayan estancado. Alves saldrá cada día al campo como si fuera a quedarse eternamente en el Barça. Y el club, que le valora por lo que aporta futbolísticamente y no por lo que podría aportar económicamente ha decidido que a un futbolista de su categoría, es mucho mejor tenerle en el campo que en el banco. Conclusión: mientras tenga contrato, el Barça no le pone en venta a ningún precio. Paralelamente, el FCBarcelona no quiere seguir 'comiéndose' el último año de nadie. Se tragó, hace poco, la última temporada de Tití Henry, también la de Rafa Márquez... y ha estado a punto de atragantarse con la de Gabi Milito. La nueva política parte de la base que los contratos están para cumplirse... sobre todo si, como ha pasado tantas veces, el club, encima, tiene que pagar para que uno de los suyos se vaya a otro sitio.

Social

instagramtwitterfacebooktencentsina

Newsletters

Si voleu estar informats us podeu subscriure aqui: